Una artroscopia es una cirugía mínimamente invasiva que consiste en introducir a través de un pequeño orificio, una cánula con una cámara de vídeo dentro de una articulación, previamente insuflada con suero fisiológico.

Esto nos permite ver en una pantalla el interior de la misma, explorarla y detectar alteraciones previamente diagnosticadas u otras que hayan permanecido ocultas.

Por otras pequeñas incisiones, utilizando un instrumental especializado, conseguimos tratar de una forma precisa y poco agresiva una gran mayoría de lesiones articulares.

Esta técnica, aporta una serie de VENTAJAS frente a la cirugía convencional:

  • Nos otorga una visión global de la articulación.
  • Permite detectar lesiones ocultas articulares y actuar sobre ellas.
  • Debido a que es poco invasiva, se puede realizar de forma ambulatoria o con un mínimo ingreso.
  • Al realizarse en un medio acuoso, el riesgo de infección posquirúrgica es muy bajo.
  • Otras complicaciones como el sangrado o la trombosis también son muy infrecuentes.
  • En muchas ocasiones, la técnica anestésica es de tipo locoregional.
  • Permite comenzar un tratamiento funcional precoz de la articulación.

Artroscopia de hombro.

El hombro es una articulación con una alta incidencia de lesiones articulares mecánicas debido a su gran movilidad y tendencia a la inestabilidad. Prácticas deportivas generalizadas en la actualidad como Tenis, Golf, Remo o Balonmano han contribuido a su aumento en la actualidad.

En los últimos años, ha sufrido un espectacular desarrollo en lo que se refiere a la descripción de patologías poco conocidas o mal definidas, sus mecanismos de producción y su tratamiento.

Estas lesiones articulares del hombro, pueden agruparse en dos grandes grupos:

Patología de la inestabilidad

Engloba a todas aquellas lesiones que comprometen de alguna manera la correcta estabilidad del hombro:

  • Lesiones del Labrum glenoideo.
  • Lesiones del tendón del Bíceps y lesiones SLAP.
  • Alteraciones del intervalo rotador.
  • Quistes paralabrales.
  • Inestabilidad acromioclavicular.

Patología del manguito de los rotadores.

El manguito de los rotadores es el grupo muscular que se encarga de elevar el brazo y de sus rotaciones. La rotura de sus tendones condiciona una disminución de la movilidad del hombro a expensas del aumento del dolor y de la pérdida de fuerza.

El tratamiento artroscópico permite reparar de una forma precisa estas lesiones consiguiendo así una importante disminución del dolor, recuperar la movilidad y mejorar la fuerza:

  • Compromiso subacromial y bursitis subacromiodeltoidea.
  • Rotura parcial del manguito de los rotadores.
  • Rotura completa del manguito de los rotadores.
  • Tendinitis calcificante del manguito de los rotadores.
  • Compromiso del nervio supraescapular.

Artroscopia de rodilla.

La rodilla es la primera articulación en la que se comenzó a realizar cirugía artroscópica, y es aquella en la que nos hemos iniciado la gran mayoría de cirujanos artroscopistas.

Las lesiones deportivas y la patología degenerativa articular la mantienen como primera fuente de lesiones articulares en nuestros días.

Las principales lesiones de rodilla en las cuales la artroscopia es el tratamiento de elección son:

  • Patología meniscal: Meniscectomía, sutura meniscal, implante meniscal.
  • Patología ligamentosa: Rotura de los ligamentos cruzados, anterior y posterior.
  • Patología del tejido sinovial: Biopsia sinovial, sinovectomías, artrolisis ( rigidez articular).
  • Patología traumática: Tratamiento de fracturas asistidas por artroscopia.
  • Patología del cartílago: osteocondritis, necrosis, mosaicoplastias.

Artroscopia de cadera.

El progreso de la técnica artroscópica en los últimos años ha cambiando la visión que se tenía de la patología de la cadera y su tratamiento se ha enfocado hacia técnicas de tratamiento menos agresivas; lo cual requiere un grado de especialización elevado puesto que hablamos de prácticas de un alto requerimiento técnico..

Podemos tratar mediante esta técnica las siguiente patologías:

  • Choque femoroacetabular.
  • Lesiones del labrum acetabular. Desbridamientos y suturas.
  • Extracción de cuerpos libres.
  • Cadera en resorte.
  • Bursitis trocantérea.
  • Artritis séptica.

Artroscopia de tobillo.

Existen también diversas lesiones susceptibles de tratamiento artroscópico en esta articulación, tales como:

  • Lesiones osteocondrales del astrágalo.
  • Rigidez de tobillo.
  • Sinovitis y cuerpos libres articulares.
  • Patología traumática: Tratamiento de fracturas asistidas por artroscopia.

Artroscopia de otras articulaciones.

Aunque mucho menos frecuente también es posible realizar tratamiento artroscópico de lesiones articulares de otras articulaciones como el codo, la muñeca o el pie:

  • Rigidez articular.
  • Patología traumática: Tratamiento de fracturas asistido por artroscopia.
  • Inestabilidades de muñeca.
  • Síndrome del tunel carpiano.
  • Cuerpos libres.