¿Qué son las terapias biológicas?

Llamamos terapias biológicas o tratamientos celulares a todos aquellos productos de origen biológico que se utilizan para favorecer los procesos fisiológicos de regeneración y cicatrización de los tejidos dañados por diferentes causas.

Estas terapias favorecen un sensible acortamiento del tiempo de recuperación de muchas lesiones y procesos patológicos.

Hemos hecho una decidida apuesta por ellas, conscientes del alto grado de satisfacción que generan en el paciente y su escaso índice de efectos adversos.

¿Cómo funcionan?

Aunque no todas tienen un mecanismo de acción común, podemos decir que son terapias autólogas, es decir, utilizan elementos existentes en nuestra propia sangre que potencian la capacidad de curación de nuestro organismo.

Estos elementos se obtienen mediante un procesamiento externo y se aplican en la zona lesionada para activar localmente los procesos fisiológicos de cicatrización.

Estos procedimientos pueden ser empleados como tratamiento único en diversas patologías donde han mostrado su eficacia, o como coadyuvante en muchas intervenciones quirúrgicas para acelerar y potenciar los efectos beneficiosos de las mismas.

¿Qué Ventajas ofrecen?

  • Son tratamientos que se aplican de forma ambulatoria, no requieren ingreso hospitalario.
  • No precisan aplicar previamente ningún tipo de anestesia.
  • Unicamente aplican sustancias obtenidas de nuestro propio cuerpo.
  • No hay posibilidad de rechazo.
  • No utilizan ningún agente farmacológico, evitando así los posibles efectos secundarios que estos pudieran producir.
  • Es posible su aplicación en varias sesiones para obtener un óptimo resultado.
  • No requieren después de su empleo, una especial modificación de nuestras actividades cotidianas.
  • No interfieren con otros tratamientos de recuperación funcional que se estén llevando a cabo en ese momento (Fisioterapia, Rehabilitación…).

Tipos de Terapias.

Disponemos de varias alternativas adecuadas a las diferentes patologías de cada paciente. En nuestra experiencia estamos en condiciones de ofrecerle los siguientes tratamientos.

Viscosuplementación (Acido Hialurónico)

La artrosis es una enfermedad que afecta a las articulaciones y que se caracteriza por la degradación y pérdida del cartílago que la recubre. Este hecho produce dolor mecánico, hinchazón, rigidez y limitación que, aumentan en severidad según la enfermedad progresa. Constituye una de las principales causas de incapacidad en el adulto.

El Acido Hialurónico es un tratamiento ampliamente utilizado en esta enfermedad para mejorar el dolor y la función articular. Es una sustancia que se encuentra de forma natural en el líquido sinovial de nuestras articulaciones. Sus principales funciones son:

  • Lubricación de las articulaciones.
  • Amortiguación de los impactos repetidos que sufren las articulaciones.
  • Interacción y nutrición de las células sinoviales articulares.

En las articulaciones que padecen artrosis, el líquido sinovial contiene una menor concentración de Acido Hialurónico que en las sanas, lo que conlleva un aumento de la sobrecarga mecánica y una degradación progresiva del cartílago y de la articulación.

Existen múltiples estudios que demuestran que, la inyección intrarticular de Acido Hialurónico administrado en una o varias dosis, mejora notablemente la función del líquido articular y disminuye sensiblemente el dolor y la discapacidad que produce la artrosis.

El Acido Hialurónico no se puede obtener de nuestra sangre por lo que empleamos jeringas precargadas de una sal sódica sintética de Hialuronato sódico en concentraciones del 1-2%.

Disponemos de una amplia experiencia en el tratamiento de la artrosis, fundamentalmente de rodilla, con la viscosuplementación de Acido Hialurónico donde los resultados han sido claramente satisfactorios. Su empleo se ha extendido a artrosis de otras articulaciones como cadera, tobillo y hombro con un resultado similar.

Plasma rico en plaquetas (PRP)

Los factores de crecimiento son unas sustancias que se liberan de las plaquetas cuando se produce una lesión y son fundamentales para que se inicie el proceso de reparación de los tejidos.

En la actualidad, disponemos de la tecnología necesaria para obtener una cantidad variable de nuestra sangre y extraer de ella mediante un sencillo proceso, una solución de plasma que presenta una elevada concentración de plaquetas. En las plaquetas es donde se almacena un elevado porcentaje de factores de crecimiento.

Una vez obtenido este plasma enriquecido con los factores, podemos inyectarlo directamente en la zona lesionada acelerando y propiciando los procesos fisiológicos de reparación tisular.

Es un tratamiento útil y fiable para la solución de múltiples patologías, bien en solitario, bien asociado a otras terapias (Rehabilitación Cirugía, Artroscopia…).

Su principal indicación como tratamiento aislado son las tendinopatías crónicas, por ejemplo, epicondilitis, epitrocleitis, fascitis plantar, tendinitis rotuliana, aquílea o cuadricipital, o bursitis trocantéreas. También tienen una notable aplicación en lesiones musculares disminuyendo notablemente el tiempo de recuperación.

En asociación con el tratamiento quirúrgico, existen numerosos estudios que demuestran su eficacia acortando el periodo de cicatrización y mejorando la recuperación del paciente. Se utiliza frecuentemente como coadyuvante en cirugía artroscópica de hombro y rodilla.

Suero autólogo acondicionado (ACS)

El suero autólogo acondicionado es una terapia innovadora que se comenzó a emplear en Alemania a finales de los años 90, y que es de reciente introducción en nuestro pais.

Consiste en obtener una pequeña cantidad de nuestra sangre y a partir de ella, se genera un suero autólogo acondicionado con una elevadísima concentración de factores de crecimiento y citoquinas antiinflamatorias y además, libre de células. Con una sola extracción de sangre, se obtienen cuatro dosis de tratamiento.

Este suero altamente enriquecido se inyecta de nuevo en la zona lesionada a razón de una infiltración semanal durante cuatro semanas.

¿Qué indicaciones de uso tiene el ACS?

  • Artrosis primaria.
  • Artritis Reumatoide y Artropatía Psoriásica.
  • Hernias discales, síndrome facetario de carácter crónico.
  • Tendinopatías de mala evolución.
  • Lesiones musculotendinosas en fase aguda.

Células madre mesenquimales

Mediante un aspirado de un hueso de la pelvis llamado cresta ilíaca, realizado en quirófano, podemos obtener un concentrado de células madre pluripotenciales que tienen la capacidad de reconvertirse en diversas líneas celulares.

Es un tratamiento idóneo como complemento a determinadas cirugías que tratan de resolver problemas tan diversos como Pseudoartrosis (Fracturas que no consolidan), Necrosis avasculares (Déficit de aporte sanguíneo a una zona de un hueso) ó Artrodesis( Fusión de dos huesos).

Su aplicación es posible de manera percutánea (mínimamente invasiva) o como complemento de una cirugía convencional.